domingo, 28 de febrero de 2010

Increíble (de verdad) homenaje a Tolstoi


Tengo sin duda debilidad por películas cuyo argumento gira alrededor de un novelista o un poeta. Ahí sí tengo plena conciencia de que soy muy parcial, nada objetivo. Sé que sólo por eso The Last Station (2009) del estadounidense Michael Hoffman me gustó. O tal vez porque iba con expectativas no muy altas después de ver el avance y de pensar que habían hecho de los últimos años de León Tolstoi una comedia romántica barata. Hay algo de eso, sí. Hay romance, sí. Sin embargo, no resulta ser tan barato como me lo imaginé.
En The Last Station, Valentín Bulgakov (James McAvoy) es un joven escritor que admira intensamente la obra de León Tolstoi (Christopher Plummer) y que para colmo de suertes es contratado como su secretario particular. Al llegar a la propiedad del autor se dará cuenta de que, a pesar de amarse, Tolstoi y su mujer Sofía (Helen Mirren) pelean con frecuencia a causa del "naturalismo libertario" del autor que aconsejado por Vladimir Chertkov (Paul Giamatti) ha decicido donar los derechos de su obra en beneficio del pueblo ruso lo cual es visto por su esposa como un acto de desprecio. De esta forma, el secretario verá su lealtad desafiada al darse cuenta de que de alguna manera los tres personajes del drama tienen cierta razón. A la par de la ruptura entre la pareja mayor se dará el enamoramiento de Vladimir por una de las seguidoras de la filosofía de Tolstoi, Masha (Kerry Condon).
No exenta de risas ni de lágrimas The Last Station es un loable recordatorio de lo que significó la obra y la vida de Tolstoi, de lo importante y trascendente que alguna vez fue la figura del escritor (no sólo Tolstoi sino todo escritor renombrado) para su país y el mundo, así como la oportunidad para un actor de los años de Plummer de seguirse luciendo y trabajando de la mano de directores como Hoffman o también Terry Gilliam.
Debo confesar que una escena en particular me conmovió: aquélla en la que el joven Vladimir rompe en llanto cuando Tolstoi le dice que ha leído sus ensayos y que le han gustado. Él sólo es capaz de decir: "Yo no soy nadie y usted es León Tolstoi". Solamente por eso le perdono a la película un reparto de actores con acento británico interpretando a rusos.
The Last Station tiene dos nominaciones a los premios Óscar: una para Christopher Plummer como mejor actor de reparto (muy merecida aunque es posible que pierda la estatuilla ante su cuasi-tocayo Christoph Waltz de Bastardos sin gloria) y otra para Helen Mirren como mejor actriz principal (lo de principal inexplicable puesto que si el rol de Tolstoi es de reparto, el de su mujer Sofía con más ganas; lo de la nominación no tan inexplicable ya que ésta se trata de una mención por inercia y de relleno; en pocas palabras, le he visto mucho mejores actuaciones a la Mirren). Lógicamente The Last Station todavía no tiene fecha de estreno en México.

El avance: http://www.youtube.com/watch?v=bTh-vQho7UU