domingo, 21 de febrero de 2010

¿Por dónde va la educación?


Tenía muchísimas semanas en cartelera en Montreal; pero apenas la fui a ver hace dos después de que la nominaran a tres premios Óscar. Sí, caí en la trampa publicitaria. Qué le voy a hacer. Me consuela saber que no fui el único. Y no me arrepiento porque la película de la danesa Lone Scherfig no es mala ni mucho menos. Tampoco es una joya. Sin embargo, siempre se puede esperar algo interesante de Inglaterra. Al menos, yo tengo ese prejuicio. Y quizás hoy la cinta pueda recibir varios premios en su país de origen cuando se entreguen los BAFTA. Enseñanza de vida (An Education, 2009) se estrenó el viernes pasado en la Ciudad de México, un estreno que le debe sin duda a estas tres nominaciones al Óscar: mejor película, mejor actriz y mejor guión adaptado.
Ésta es la historia de crecimiento de Jenny (Carey Mulligan), una adolescente a punto de terminar la escuela preparatoria en los años sesenta que se alista para ir a la universidad de Oxford gracias al apoyo de su familia. Jenny también se siente limitada por el entorno en el que ha crecido pues siempre está ansiosa de aprender no precisamente lo que se enseña en las aulas de su escuela: cultura, arte, idiomas, conciertos, sofisticación. Sueña también con ir a París y hablar bien francés. Todas esas oportunidades se le presentan cuando se convierte en la "ami-novia" de David (Peter Sarsgaard), un hombre mayor que la enamora a ella y, de paso, a su familia. Por supuesto, desde el comienzo sabemos que el príncipe azul de Jenny no es lo que parece.
Enseñanza de vida, como la titularon en México, habla de la educación. Y, sobre todo, de por qué educación optará el personaje principal: puede acceder a la vida que siempre quiso aunque dependiente de la generosidad de un hombre o puede no acortar el camino, ir a la universidad y obtener lo deseado a través de años de estudio y esfuerzo propios. Plantea además si es más valioso lo aprendido con la experiencia o lo aprendido dentro de un sistema escolar a veces gris y aburrido. Todo esto sin duda interesante, bien actuado, recreado y contado. Sin embargo, Enseñanza de vida no es, creo yo, nada del otro mundo por lo que parecerían indicarnos sus menciones al Óscar o a los BAFTA. Ésta no es una obra maestra.
No se necesita ser un genio ni apostador para saber que An Education no ganará los pricipales premios Óscar por los que está nominada. Ni el de mejor película, ni mucho menos el de mejor actriz para la novata Carey Mulligan que tiene tres factores en su contra en esta "carrera" por el monigote dorado: 1) su origen británico, 2) su juventud y 3) el obstáculo más insalvable llamado Sandra Bullock, la actriz más rentable en el maravilloso mundo de Hollywood durante el año 2009. ¿Quién dice que los dados no están cargados?

El avance: http://www.youtube.com/watch?v=DUeYKwxTCGQ