miércoles, 10 de febrero de 2010

Muestra 51


Mañana llega a Torreón la muestra internacional de cine organizada por la Cineteca Nacional en su edición 51. Si acaso, viviendo en La Laguna, asistí a muchas; pero sólo a dos o tres completas y aunque no todo lo programado es excelente, no deja de ser un escaparate al cine de otras partes del mundo y sólo por eso, en un lugar tan árido como Torreón, debe ser tomada en cuenta por todo aquel que se haga llamar cinéfilo. De las diecisiete películas que pasarán de forma fugaz por Torreón solamente puedo hablar de tres (y casi siempre son tres o quizás cuatro las que valen la pena):
Nueva York, te amo (2009) es por desgracia menor a su precursora París, te amo. Sólo bastaba echarle un vistazo a la lista de directores involucrados en este proyecto de cortometrajes que giran alrededor de una ciudad para afirmarlo. No es lo mismo los Coen que Natalie Portman. ¿O sí? El corto que más recuerdo, después de algunas semanas de haberla visto, es para mí una sorpresa: el que, creo, está dirigido por Shekhar Kapur donde actúan Shia LaBeouf (he aquí la sorpresa) y Julie Christie. Otro más es el de Fatih Akin sobre un pintor y una muchacha del barrio chino. Los demás, olvidables.
Los límites del control (2009) de Jim Jarmusch es una película que dejará perplejo a más de uno. Una especie de thriller pausado y contemplativo donde el protagonista se cruza con coloridos personajes para alcanzar un objetivo humano. Interesante, filmada con excelencia, actuada por un reparto internacional; pero no precisamente para quienes nunca hayan visto una cinta del director.
El divo (2008) es quizás la película que más puedo recomendar. Ganadora del premio del jurado en el festival de Cannes (¡hace dos años!), este largometraje dirigido por Paolo Sorrentino rompe con todos los cánones de la biopic presentando no un enfoque realista a la vida del infame político italiano de la derecha Giulio Andreotti sino concentrándose en la vida imaginada. Hilarante, contundente desde el punto de vista estético y con la indescriptible actuación de un irreconocible Toni Servillo (el de Gomorra), es sin duda de lo mejor que llegará con la muestra.
Y si estuviera en Torreón iría a ver El silencio de Lorna de los hermanos Dardenne, Buscando a Eric de Ken Loach y Violines en el cielo (aunque esta última con reticencias porque eso de que ganó el Óscar a mejor cinta en lengua extranjera el año pasado no es ninguna recomendación para mí).
A todos los cinéfilos de La Laguna, buen provecho.