domingo, 14 de marzo de 2010

El silencio de Lorna


Sólo he visto dos cintas de los hermanos Dardenne: El hijo (2002) y El niño (2005). Ninguna de las dos logró entusiasmarme fuera de lo que haría cualquier película buena. Buena, a secas. Eso a pesar de sus premios en Cannes. En cambio, el tema de la inmigración muy presente en El silencio de Lorna (2008) es uno que me interesa por razones obvias. Por eso la historia de una mujer albanesa que se casa con un drogadicto belga para obtener la ciudadanía me llamó mucho la atención. Además de que la cinta llegó, creo, con la muestra internacional de cine a Torreón casi al mismo tiempo de su salida en devedé acá en Montreal. Formidable la actuación de la centroeuropea Arta Dobroshi. Y la película en sí también vale mucho la pena.