martes, 5 de junio de 2012

Amador será su nombre


El director español Fernando León de Aranoa saltó a la notoriedad internacional con el filme Los lunes al sol (2002), protagonizado por Javier Bardem y Luis Tosar. Por su parte la actriz Magaly Solier se vuelve conocida por haber protagonizado algunas de las cintas de la cineasta Claudia Llosa, especialmente Madeinusa (2006) y La teta asustada (2009). Este último crédito estaría nominado al Óscar por mejor película en lengua extranjera en 2010 al lado de obras como Un profeta, El listón blanco y El secreto de sus ojos. Ese mismo año el director y la actriz citados unen sus fuerzas para rodar una película con fuerte trasfondo social sin caer por ello en el panfleto simplista.
Amador (2010) da inicio cuando una mujer peruana que ha inmigrado recientemente con su esposo a España hace el fallido intento por abandonarlo. Tras un desmayo en la parada de autobús y una consulta con la doctora, regresa con resignación a su casa pues ha recibido la noticia de que está embarazada. No hay manera de consumar la huída. De esta forma, Marcela (Magaly Solier) tendrá que continuar su vida en común con Nelson (Pietro Sibille). Nelson, por su parte, se dedica a vender flores, las mismas que son recolectadas de forma a veces subrepticia y a veces no tanto de contenedores donde han sido depositadas como si ya no le sirvieran a nadie. Para Nelson el sueño común de la pareja es algún día establecer una florería con el nombre de su mujer. La mercancía se mantiene en buen estado gracias al refrigerador del pequeño departamento de Nelson y Marcela. Cuando el electrodoméstico se descompone, Nelson se verá en la necesidad de un ingreso extra para remplazarlo por uno nuevo. Es entonces cuando Marcela —quien todavía no le ha comunicado a Nelson la noticia del embarazo— acepta cuidar a Amador (Celso Bugallo), un viejo enfermo. Yolanda (Sonia Almarcha), la hija del hombre, le explica a Marcela que debe salir de la ciudad y nadie de su familia se puede ocupar de Amador. Las cosas se complicarán más adelante cuando el proyecto de recibir el dinero por parte de Yolanda peligre. Ahí Marcela se enfrentará a un dilema moral.
El comentario social de los problemas de la inmigración en Europa no empaña en nada la experiencia fílmica. Se nota que detrás de la cámara se encuentra un cineasta experimentado. Aunque la amistad entre Marcela y Amador dura poco (la anécdota que en un principio podría parecer la central), el suspenso derivado de un vuelco de la fortuna se mantiene hasta bien entrada la cinta para el entretenimiento de los espectadores. No escasean tampoco los destellos de humor a cargo de la propia Magaly Solier o de la actriz española Fanny de Castro en el rol de Puri, una mujer que le presta otra clase de servicios a Amador. Así, este hombre —incluso luego de haber partido— le seguirá de forma muy inusual tendiendo la mano a su amiga Marcela. Llegando a la conclusión el espectador sospechará cuál será el nombre que la joven escogerá para su futuro bebé. En suma, aunque no una obra maestra del arte cinematográfico, Amador de Fernando León de Aranoa cumple con todos los requisitos para erigirse como una buena cinta y, de nuevo, como una alternativa durante este verano, época en que Hollywood receta sin tregua una lista interminable de bodrios digitalizados.

Amador (2010). Dirigida por Fernando León de Aranoa. Producida por Fernando de León Aranoa y Jaume Roures. Protagonizada por Magaly Solier, Celso Bugallo, Pietro Sibille, Sonia Almarcha y Fanny de Castro.

El avance: http://www.youtube.com/watch?v=2sQcOxKLacM