viernes, 30 de septiembre de 2011

De reinas y sangre


Esto lo escribí a finales del 97 o a principios del 98. No sé. Ya no me acuerdo. Aquí va el vejestorio:

De reinas y sangre
En el mes pasado llegó de nueva cuenta a las salas cinematográficas La reina Margot (La reine Margot, 1994) teniendo como motivo los cuatrocientos años de los jesuitas en la Comarca Lagunera. Tal fastuosa producción entre Francia, Italia y Alemania toma sus bases en la novela de Alejandro Dumas, misma donde la perversa vida de la familia real gala del siglo XVI y la historia se cruzan en sanguinolenta guerra. Así, la pantalla grande se llena de los sucesos que, según la imaginación de Dumas, ocurrieron anterior y posteriormente a la famosa masacre de la noche de San Bartolomé en el año de 1572.
En el intrincado desarrollo de este largometraje, Margarita de Valois (Isabelle Adjani) se casa con Enrique (Daniel Auteuil), rey de Navarra, para asegurar la unión entre católicos, comandados por el duque de Guisa (Miguel Bosé), y protestantes, bajo las órdenes del almirante Coligny (Jean-Claude Brialy). El matrimonio es impuesto por Catalina de Médicis (Virna Lisi), su madre, y Carlos IX (Jean-Hugues Anglade), su hermano y rey de Francia. Margot decide no pasar la noche de bodas sin un hombre y, después de rechazar a su flamante marido y de ser rechazada por su amante –el duque de Guisa—, termina siendo presa de los brazos de La Môle (Vincent Perez) en maloliente calle parisina. Las maquinaciones de esta corte real terminarán destruyendo ineludiblemente el amorío.
Patrice Chéreau (L’homme blessé), realizador del filme, no otorga concesiones y muestra sin pudor las licenciosas fiestas, la frivolidad, los secretos a voces, la lucha por el poder y las mortales intrigas de la realeza. Es un retazo tan exquisito, dentro de sus límites de celuloide, de los poderosos círculos del renacimiento como Bomarzo, novela del argentino Manuel Mujica Láinez donde también aparece, en su niñez, Catalina de Médicis. Incesto, venenos y bodas arregladas son rutina para los detentadores del reinado, para la cruel prole. Pero todos los esfuerzos por alejar al protestante Enrique del trono de Francia serán inútiles. El productor Claude Berri, conocido también por dirigir Germinal, no escatimó en gastos. Admirable ambientación, magnífica fotografía, lujoso vestuario y parsimoniosa música enmarcan las estupendas actuaciones de Daniel Auteuil (Los amores de una mujer francesa, Los ladrones, El octavo día), Virna Lisi (Barba azul), Jean-Hugues Anglade (Subway, La femme Nikita), Vincent Perez (Cyrano de Bergerac, Indochina) y hasta Miguel Bosé (Tacones lejanos, La amante de mi mujer). Aún así, no despojan a la siempre joven Isabelle Adjani (Nosferatu, Camille Claudel) de su protagonismo. Margot es, como los demás roles que la francesa se ha aventurado a interpretar, una mujer del escarnio: escudo de Enrique, amante de sus tres hermanos, marioneta de Catalina, testigo de la muerte y, sobre todo, concubina fugaz de La Môle. Bajo sus pies, esa terrible noche de agosto, yace una alfombra conformada por cuerpos pálidos, ensangrentados y desnudos. Sus invitados nupciales terminan siendo carroña. La escena de la matanza, tema tan importante como los sufrimientos de Margot, atribuye su perfección al impacto visual, a la potente estética. Si uno navega por la red mundial podrá encontrarse con opiniones de los cinéfilos norteamericanos en contra de La reina Margot. Sus quejas son cimentadas en argumentos tan nimios como los numerosos personajes, los subtítulos –que tanta flojera les dan— o la duración de la cinta. Tales mugidos de basura blanca hacen presumir el reducido coeficiente intelectual y la cerrazón a cualquier cultura del gringo promedio –y más del gringo cibernauta. Los cinco premios César en su país de origen –actriz principal, fotografía, vestuario y actriz secundaria— así como los acreditados en el festival internacional de Cannes –mejor actriz para Virna Lisi y premio del jurado para Patrice Chéreau— desmienten por completo tales afirmaciones. La reina Margot, por donde se vea, es una excelente película y no hay más que decir.

-La reina Margot (La reine Margot, 1994). Dirigida por Patrice Chéreau. Producida por Claude Berri. Actúan: Isabelle Adjani, Daniel Auteuil, Jean-Hugues Anglade, Vincent Perez, Virna Lisi y Miguel Bosé.