domingo, 8 de mayo de 2011

¿Quién plagió a quién? (XVII)


No, no y no. Cachirulo no era pirata. Ese amigo de los niños no se robaba el trabajo creativo de otros. Me resisto, como antiguo telespectador de su programa Érase que se era, a pensar que el buen Cachirulo se fusiló con alevosía y ventaja el tema principal de la soporífera (tanto entonces como ahora) película musical Camelot (1967), aquélla donde figurara Richard Harris como un rey Arturo de peluquín y sombra en los ojos al lado de la tan-pelirroja-como-Cachirulo Vanessa Redgrave, ésta ostentándose en la piel de Ginebra. Si Cachirulo se fusiló algo al menos agradezcamos que sí fueron los únicos cinco minutos valiosos del filme de tres horas. Hasta el bello recuerdo de esa intermitente luz en el castillito de papel al inicio del programa me quieren quitar. Ni modo. Los detestables links a continuación. Es especial, para todos esos ángeles defensores de los derechos de autor:
http://www.youtube.com/watch?v=4wSpgl_7ijM
http://www.youtube.com/watch?v=e2bSqcFPJbs
http://www.youtube.com/watch?v=wzh6VKpB6qc