domingo, 14 de noviembre de 2010

Dirige, Woody, dirige


Oscuros y difíciles de descifrar son los senderos de la creación. Sobre todo, tratándose de la frecuencia con la que un artista crea. Hay algunos que tardan años en darle forma a su obra. Otros parecen presionados por una actitud empresarial gracias a la cual se sienten obligados a producir con constancia abrumadora: una novela tras otra, un cuadro tras otro, una cinta tras otra. O más que a lo empresarial se lo deberán al afán de trascender. Quién sabe qué sea lo mejor. Yo no lo sé. Después de todo, cada quien es diferente, cada quien posee sus muy particulares procesos creativos. De esta forma, si le echamos un vistazo a la filmografía de Woody Allen y nos detenemos en el número de créditos, el señor parecería un prodigio. Al menos una película al año logra dirigir este estadounidense ya archiconocido por todos los cinéfilos. ¿Es eso bueno o malo? Quién sabe. Lo cierto es que no faltará la ocasión en que algún espectador despistado confunda una película de Allen con otra. O se diga a sí mismo: creo que esto ya lo he visto antes en otro de sus filmes. Esa sensación me asaltó mientras veía su más reciente comedia Conocerás al hombre de tus sueños (You Will Meet a Tall Dark Stranger, 2010).
No hay un centro medular en la historia sino muchos hilos que seguir en la renovada estancia del director en Europa. Estamos en Londres. Helena (Gemma Jones), luego de ser abandonada por su marido de varios años Alfie (Anthony Hopkins), acude con una vidente para determinar cada uno de los pasos de su vida. Alfie, por su cuenta y en intensa crisis de mediana edad, se consigue una prostituta a la que intenta convertir en su señora de aparador y así sentirse más joven. Sally (Naomi Watts), la hija de Helena y Alfie, también tiene problemas en su matrimonio con Roy (Josh Brolin), un escritor cuya obra provoca cada vez menos entusiasmo en el mundo editorial. Mientras ella se siente atraída por su jefe (Antonio Banderas) en una galería de arte, él mirará obsesionado por la ventana de su departamento a una vecina (Freida Pinto). Todo se presta a situaciones graciosas y a risas inteligentes. Como acostumbra el director en sus tramas hay una clase acomodada e intelectual, intercambio de parejas, prostitutas redimidas (o sin redención posible) y absurdo al por mayor. Sin embargo, este nuevo crédito agrega poco a la carrera de Allen y resulta nada memorable a diferencia de, por ejemplo y en otro género cinematográfico, Match Point (2005), el último de su filmografía que a mi juicio merece ser visto más de una vez. Finalmente, Conocerás al hombre de tus sueños es un divertimento un poco menos vergonzoso para pasar el rato. La película llegará a las salas de México con la muestra de la Cineteca Nacional.

El avance: http://www.youtube.com/watch?v=OLLbzJC_mp4