miércoles, 13 de octubre de 2010

Segundo nombre


Y gracias al señor de la imagen que acompaña esta entrada y gracias a que en el santoral venía su nombre el día siguiente al de mi nacimiento, el 13 de octubre, me llamo también Eduardo. Bueno, por lo menos no fue el sobadísimo Miguel Ángel. Por lo menos.