sábado, 7 de agosto de 2010

Porquerías que vi de chiquillo (III): Bienvenidos a Candleshoe


Pues dejé de actualizar el blog porque la semana pasada entera estuve dándole a un proyecto de la UQÀM que, por poderse realizar a través de Internet, saqué adelante desde aquí, desde mi querido Torreón. Tras esta nota rápida va entonces el articulito nostálgico:

Bienvenidos a Candleshoe
La tapa de plástico del videodisco -ésa que reproduzco en la imagen de al lado- tal vez se gastó de tanto que entraba y salía del ahora extinto aparato marca RCA que reproducía el formato igualmente extinto y ya rebasado hace años por el DVD. Quiero pensar que así fue. Porque aquel niño de nueve o diez años no se cansaba de ver la dichosa película de los enajenantes estudios Disney.
Candleshoe. Sí, me acuerdo de Candleshoe. De cómo la llave para entrar a esa mansión inglesa era silbar la canción tradicional "Greensleves" y fingirle cariño a dos muñequitos de peluche. Eso basta para que le digan a uno: "Bienvenido a Candleshoe". Candleshoe, donde las chimeneas eructan una y otra vez ceniza sobre brujas perseguidoras de niños. Candleshoe, el ring para la perversa lucha en lodo de dos (o hasta tres) niñas pre-adolescentes. Candleshoe, con el gran David Niven por mayordomo. Por chofer, por jardinero, por visita ocasional. Candleshoe, relectura moderna de El príncipe y el mendigo y La isla del tesoro.
Candleshoe (1977), antes de todo lo anterior, era además de esas películas setenteras de Disney con actores de carne y hueso de las cuales, imagino, Kurt Russell fue el rey. En la trama simplona de Candleshoe, Jodie Foster era Casey, una niña huérfana, de la calle, delincuente y marimacha (¿Jodie Foster marimacha? ¿Quién lo hubiera pensado?) de Los Ángeles que al comienzo de la cinta es casi secuestrada por dos cazafortunas (Leo McKern y la hermana inglesa de Vitola) para así fingir ser la nieta perdida de lady St. Edmund (Helen Hayes) porque se supone que en la mansión de esta tierna viejecita está escondido el tesoro de un pirata. Pronto la niña es llevada de Estados Unidos a Inglaterra, entrenada para hacerse pasar por la nieta de la señora y finalmente presentada en Candleshoe. Aunque en principio la venerable lady y Priory (David Niven), el mayordomo, la ven con desconfianza; Casey pasa las pruebas y con sólo silbar "Greensleeves" demuestra su identidad con la subsecuente lacrimógena bienvenida por parte de la ancianita. A partir de este momento, debe descubrir una serie de pistas que la conduzcan a ella (y en especial a la pareja de pillos) al baúl donde se esconde el tesoro.
Sin embargo, no serán pocos los obstáculos para lograr la misión. Para empezar, cuatro huérfanos más que fueron adoptados por lady St. Edmund y que resienten la llegada de Casey a Candleshoe. Especialmente, las dos niñas: Anna y Cluny. Con ésta Casey se liará a golpes en tremenda lucha grecorromana. Y esto porque la nobleza de la lady sólo se traduce en títulos y no en fortuna. El mayordomo debe disfrazarse de jardinero, chofer y visita ocasional para que su patrona no se entere del peligro que corren tanto la propiedad como los huérfanos a los cuales adoptó. Por eso, los niños deben cooperar y al no hacerlo Casey se desata la ira de Cluny. Otro obstáculo para llevar a cabo el cometido será el cariño que poco a poco Casey sienta hacia su nueva familia. Pronto la infiltrada se volverá contra quienes la enviaron a la mansión y todo terminará en graciosa persecución de los bandidos contra los chiquillos. Y la hermana negada de Vitola terminará dentro de la chimenea y bañada en ceniza en más de una ocasión. El final, claro, lo sabemos. Candleshoe se salva con el tesoro descubierto, los buenos ganan y Casey se queda como una huérfana más bajo la bondad protectora de lady St. Edmund. Todo muy bello, higiénico, jocoso y medianamente entretenido. Quién tuviera una abuelita como Helen Hayes. Ah, Clandleshoe, qué difícil es dejarte de nuevo.

-Candleshoe (1977). Dirigida por Norman Tokar. Protagonizada por Jodie Foster, Helen Hayes, David Niven y Leo McKern.

Un avance de antaño: http://www.youtube.com/watch?v=bSxbnnZ4IzE&NR=1
No gaste ni un céntimo en esta porquería de los estudios Disney. Entretenga al escuincle interno gratis antes de que los ángeles alados de los derechos de autor se lo impidan porque está enterita en YouTube comenzando con este enlace: http://www.youtube.com/watch?v=lXyjFSFXdKM