martes, 1 de junio de 2010

¿El llano en qué?


El libro de cuentos El llano en llamas (1953) de Juan Rulfo fue traducido al inglés como The Burning Plain. No sé si con toda intención (o tal vez no sea éste el caso) Guillermo Arriaga le dio ese mismo título a su ópera prima, cinta próxima a estrenarse en México (según, aclaro, una nota que vi en días pasados) y que fue a su vez traducida en España e incluso aquí en Québec como Lejos de la tierra quemada (2008). Aunque hay que decir que la cinta ya se estrenó en el circuito de festivales dentro del de Morelia hace dos años, todavía no ha sido distribuida comercialmente en el país de origen de su realizador. Después, el filme se estrenó en Estados Unidos y Canadá. Finalmente pasó al mercado del DVD hace poco y me decidí, no sin ciertas reticencias, a rentarla. ¿Por qué digo que no sin ciertas reticencias? Pues porque nadie, absolutamente nadie dijo nada de la película. Quién sabe por qué; pero pasó por su corrida comercial en Estados Unidos y Canadá, como reza el lugar común, sin pena ni gloria. Ni siquiera entre la crítica. ¿Es esta indiferencia un síntoma de la calidad de la cinta? Pues sí. En muchos sentidos, sí. Aunque mala, mala, lo que se dice pésima no es.
En un complemento del filme incluido en el DVD, Arriaga explica cómo se rodeó de un equipo de excelentes colaboradores en banda sonora, fotografía, actuaciones, etcétera. Escribió dos de los personajes de The Burning Plain pensando en los actores que al final los interpretaron: Charlize Theron y José María Yazpik. En el mismo "Detrás de cámaras" de alrededor de 45 minutos explica que en cada una de las cuatro historias presentadas hay un elemento que sobresale, ya sea el fuego, el agua, la tierra o el aire. Sin embargo, si uno solamente ve la película y se salta el "Detrás de cámaras" esto no queda muy claro ni resulta evidente.
Lejos de la tierra quemada presenta cuatro historias que al final, como suele suceder con otros guiones de Arriaga, se convertirán en una sola. Gina (Kim Basinger) y Nick Martínez (Joaquim de Almeida) son amantes que engañan a sus respectivas familias en algún lugar de Estados Unidos donde conviven gringos y mexicanos. Más tarde, una vez que pasan los funerales de los dos amantes, Mariana (Jennifer Lawrence), la hija de Gina, vive su propia historia de amor con Santiago (J.D. Pardo), el hijo de Nick. Ahora sí que lejos de esa tierra quemada (en tiempo y en espacio) Sylvia (Theron) vive en Portland, trabaja en un restaurante de lujo y se acuesta con quien puede. Mientras tanto, un Santiago años más viejo (Danny Pino) trabaja como fumigador al lado de su compadre Carlos (Yazpik) y cría como padre soltero a su hija María (Tessa Ia). Así, el sello narrativo de Arriaga está tan presente en esta cinta como en las anteriores.
Es deporte nacional echarle mierda al exitoso en nuestro país. Arriaga sin duda lo es. ¿Quién más en México puede presumir de haber ganado el premio a mejor guión en el festival de Cannes? Por eso quería que su película me gustara. Y sí hay aspectos loables en ella. Aunque ciertas decisiones de casting parecen inexplicables (como poner a Almeida o a Pino de mexicanos), las actuaciones en general son bastante buenas. Incluso los pequeños errores que me podrían dejar perplejo como el hospital donde llevan a Santiago después del accidente, un lugar que parece más gringo que mexicano, son perdonables. Arriaga (no sé si de forma consciente) asume un estilo de dirección sobrio y alejado por completo de la cámara a veces temblorosa y el ritmo trepidante, aspectos característicos de González Iñárritu. Así con su ópera prima Arriaga resulta solvente en la silla del director. Lógico en un primer intento. Triste si pensamos que el cineasta en cuestión ya no tiene la edad para ser un novato. Eso y que The Burning Plain no resulte memorable. Por algo hasta ahora se ha hablado muy poco de ella. A pesar de la promoción, presencia en festivales y las actuaciones de dos ganadoras del Óscar. Aunque hay quien dice que existe una maldición contra las actrices que ganan dicha estatuilla (a todo esto, ¿alguien sabe qué le pasó a Helen Hunt después de ganar el suyo?). La palabra "plain" como sustantivo significa llanura, planicie. Como adjetivo, simple, sencillo, ordinario. Todos ellos motes que son aplicables al primer filme de Arriaga. Ni modo. Mejor suerte para la próxima.

El avance: http://www.youtube.com/watch?v=09uFSfmo_fM

Nota del 8 de junio: Según el sitio de Cinemex, The Burning Plain se va a llamar Fuego en territorio mexicano y se estrena el 23 de julio.