domingo, 14 de marzo de 2010

Dead Ringers


La obra del canadiense David Cronenberg siempre me ha interesado. Mucho antes de saberlo. Una de las imágenes que más me impresionó de niño a la edad de ocho o nueve años fue la de la cabeza que explota en Scanners, película que no hace mucho renté y que a diferencia de esa época me hizo reír mucho por su humor involuntario. Dead Ringers (1988) destaca también por la actuación de Jeremy Irons que la hace de dos gemelos ginecólogos que comienzan su particular descenso a los infiernos después de que uno de ellos, el más sensible, se involucra con una actriz (la quebequense Geneviève Bujold aquí ya medio pasadita). No es de lo mejor de Cronenberg; pero no deja de ser interesante.