domingo, 22 de noviembre de 2009

Ríe la edad de un zambo gurú

En honor a una de las mejores películas de suspenso El bebé de Rosemary de Roman Polanski -y en especial a la frase: "el nombre es un anagrama"- bauticé este blog y esta entrada. Como siempre soy el último de la fila. Desde hace ya varios años algunos amigos, colegas o conocidos también escritores de La Laguna han estado escribiendo bitácoras de este tipo y yo, ya sea por falta de tiempo o por falso pudor, me rehúsaba a hacerlo. Por un tiempo tuve un sitio de Geocities donde conservaba algunos textos: cuentos, reseñas de cine, ensayos, etcétera. Desde el mes pasado, todos los sitios de Geocities desaparecieron. No es que me importara. Desde hacía cuatro años que no actualizaba esa página de Internet. Ahora inauguro este blog con la urgencia de soltar la mano y quizás aferrándome a la esperanza de que de esta manera pueda recuperar el ritmo de escritura que alguna vez tuve hace ya varios años, cuando rondaba los veintitantos, antes de llegar a la ciudad donde ahora vivo: Montreal. Ni qué decir del espacio que la red ofrece. Aquí los lectores hallarán reseñas de cine, textos cortos, reflexiones y alguna que otra anécdota de estos últimos cinco años de experiencias en una de las ciudades más cosmopolitas, inasibles y diversas culturalmente de Norteamérica. Sin más por ahora, queda inaugurado este espacio.